Walicheras de la rebelión

Desde el subsuelo de los derechos salimos a luchar.

Las nombramos, las traemos,

por largos minutos las miramos…

sus ojos en las fotos

nos saben a poco.

Las traemos en el cuero dolido,

curtido,

manoseado de las que aún estamos.

 

Venimos en manada,

somos el grito walichero

somos el cuerpo colectivo

que aún late fuera de tiempo.

respiro… vacío con otras, respiro…

Arremetemos contra los mandatos,

haciéndole frente al escudo humano

de misoginos hipócritas y manipulados.

 

Las hacemos emerger de nuevo,

a esas que se nos quedaron en la garganta

y son la furia que nos mueve.

Somos las locas, histéricas, putas y negras,

las tortas, insatisfechas, travas y viejas,

las brujas, las wachas, las fieras.

Las abortistas, locas de mierda.

Somos las chamanas de la rebelión,

los ovarios ardientes,

las tetas libertarias,

los cuerpos disidentes.

 

En las calles aprendimos

a ser devotas de nosotras mismas.

Tenemos la memoria colectiva,

los dolores ancestrales

y las fuerzas nuevas.

La mirada limpia,

el llanto cobijado,

la lucha en las calles,

en las camas y en las moradas.

 

Nos hierve la sangre,

son furia nuestras manos,

estas cuerpas laten los mismos cantos.

Aquí y ahora nuestra alegre rebeldía,

nuestro grito walichero

nuestro feminismo guerrero.

*Por Giovanna Paz y Eloísa Molina. Publicado en Revolución. Escuela de un sueño eterno

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: