8M|Paro plurinacional, internacionalista, de mujeres, lesbianas, travestis, trans

El 8M paramos al mundo. Paramos y marchamos. Paramos y nos encontramos. Paramos y nos abrazamos. Paramos para que nos vean, para que nos sientan, para que nos reconozcan, para que sepan de nuestra fuerza colectiva, para que aprendan que no estamos solas, pero sobre todo: paramos para vernos, para sentirnos, para reconocernos, para saber de nuestra fuerza colectiva, para aprender que no estamos solas ni ya lo estaremos.

Paramos en clave feminista. Porque no estamos demandando solamente una mejor tajada en la distribución de la riqueza, o una retribución digna al trabajo no remunerado, no valorado, que cotidianamente realizamos las mujeres como creadoras de vida. Paramos para poder identificar nosotras mismas todo aquello que depende de nuestras jornadas intensivas y extensas de trabajo súper explotado, precarizado e invisible. Porque a la hora de parar, es cuando percibimos la gran parte de la vida cotidiana que depende de nosotras. Por eso la primera respuesta, el primer impulso, es decir: “no podemos parar”. Porque los hijos e hijas, las familias, requieren de nuestro hacer a toda hora. Y cuando no lo hacemos nos juzgan y estigmatizan. Porque del trabajo doméstico y del trabajo precario nuestro, se alimentan, se visten, se paga la sobrevivencia cotidiana reducida a límites insoportables por las políticas capitalistas, coloniales, patriarcales. Es difícil también para aquellas compañeras que tienen un trabajo formal y son amenazadas de descontar lo que se les asigna miserablemente por presentismo, o directamente son amenazadas con el despido, cuando sobrevuela el fantasma de la desocupación. Decidimos el paro, con estos chantajes en nuestras existencias.

Pero el 8M paramos. Decidir el paro, en este contexto, es un gesto que revoluciona las subjetividades, y obliga a la creatividad. ¿Cómo paramos? ¿Para qué paramos? ¿Quién sostiene nuestro trabajo cuando nosotras paramos? ¿Qué modos encontramos para que el paro no signifique más dolores, más violencias, más sobre explotación en los tiempos en que no paramos, más culpas asignadas o autoasignadas por un sistema que nos responsabiliza de la vida de todos, todas, pero a costa de la entrega y del sacrificio de nuestra propia vida siempre?

El 8M nació más de un siglo atrás en Europa, promovido por mujeres socialistas, algunas de ellas feministas, que supieron unir la lucha contra el capitalismo y el imperialismo, con la lucha antipatriarcal. Mujeres revolucionarias y en revolución, socialistas, que se enfrentaron a las consecuencias de las condiciones de esclavitud laboral de las mujeres y su impacto en los cuerpos y vidas, que se negaron a ser parte de la guerra imperialista, que pusieron sus esfuerzos en las revoluciones de su tiempo. Clara Zetkin, Rosa Luxemburgo, Alexandra Kollontai, Flora Tristán, son sólo algunos de los muchos nombres a quienes debemos ese encuentro de horizontes revolucionarios.

Pero el 8M en el Abya Yala, es heredero también de otras matrices de resistencia y rebeldía. Las mujeres de los pueblos originarios, las mujeres negras, han enfrentado hace más de cinco siglos la expansión imperialista sobre nuestros territorios. Bartolina Sisa, la india Juliana, Micaela Bastidas ayer, y Ramona, Bety Cariño, Marielle Franco, Berta Cáceres, Macarena Valdés, Diana Sacayan, Lohana Berkins hoy, son solo unos pocos de los miles de nombres que crean nuestra genealogía feminista. Por eso nuestro 8M es internacionalista, en la clave de Rosa y Clara, y es plurinacional, en la clave de Marielle y Berta.

Nuestros feminismos no tienen fronteras. Nuestros feminismos condenan la historia de genocidios con que fueron levantados en el continente los Estados Nación. Genocidios de pueblos originarios, de pueblos negros y garífunas –que continúan hoy las políticas extractivistas, racistas, patriarcales-, genocidios de quienes con rebeldía se enfrentaron a las dictaduras y tiranías. Y como parte de esas políticas de muerte, feminicidios, travesticidios, y múltiples formas de violencia patriarcal.

Nuestro 8M es un paro de mujeres, lesbianas, travestis, trans. Es un paro de cuerpos insurgentes frente al patriarcado. Es un paro migrante, que defiende los derechos de todas y todes, en todos los territorios en los que nos encontremos, incluso más allá del Abya Yala. Es un paro que se hermana con las feministas gitanas, estigmatizadas y perseguidas en Europa pero también en nuestro continente, con las compañeras y compañeres desplazadas de sus territorios, y empujadas a los suburbios de las ciudades. Es un paro villero, indígena, campesino, migrante, laburante, popular.

El 8M grita Ni Una Menos, Vivas y Libres nos queremos. Grita también por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Grita por el aborto libre, legal, seguro, y gratuito. Grita por todas las hermanas y hermanes que sufren violencia sexual y otras formas de violencia desde niñas y niñes, hasta ancianas y ancianes. Grita por trabajo digno, vivienda, educación, salud, por libertad a las presas –desde nuestros territorios hasta Kurdistán-, por paz para Colombia, por respeto a Venezuela, para que los yanquis y europeos dejen de amenazar nuestra libertad, nuestros bienes comunes. Nuestro 8M repudia a la burocracia sindical que desautoriza nuestros paros. Grita también que se vayan todos los gobiernos fascistas, y sus auspiciantes: el fundamentalismo religioso político y económico que los promueve.

Nuestro 8M es paro, pero también es grito. Es un gran espejo en el que nos vemos todas. Es un montón de luchas que se encuentran y se reconocen. Es un ejercicio de amor, no romántico, no esclavizante, sino libertario y plural. Un amor que no sujeta, no posee, sino que enseña, y enseñando aprende a volar, y a navegar en la marea. Es un paro que enciende revoluciones, y que arde en pasiones rebeldes.

Por Claudia Korol / Marzo 2019

Foto: Eloísa Molina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: