Dossier | Alicia Eguren: lealtad a la revolución

Por Antonella Alvarez

 

“En todo momento hay que vivir la vida de forma que implique,

que comprometa a la personalidad toda entera”

Rosa Luxemburgo

 

El 26 de enero de 1977, Alicia Graciana Eguren Viva, fue secuestrada, torturada y  más tarde arrojada al mar en lo que conocemos como los vuelos de la muerte.

Alicia es conocida en general como la compañera de Cooke, y es ciertamente un dato relevante de su vida,  pero, como dice Miguel Mazzeo en uno de los textos que hacen parte de este Dossier, nos tenemos que acostumbrar a decir que Cooke fue, también, el compañero de vida de Alicia. Es que es difícil pensarles por separado porque esa pareja conjuga el itinerario del peronismo revolucionario.

Alicia, militante peronista, revolucionaria socialista, poeta, filosofa, docente, guerrillera y periodista, tiene vigencia en las apuestas por construir una sociedad que rompa de manera radical con el capitalismo, el patriarcado, el colonialismo y el imperialismo.

Si concebimos las opresiones interrelacionadas en el marco de un sistema de dominación múltiple, al que hay que combatir también desde diversos territorios para construir unos nuevos, la obra de Alicia Eguren -entendida como la conjunción de aquello que escribió, hizo y sintió- nos da pistas que no podemos soslayar: tejedora de redes y proyectos mancomunados; visceral e inflexible con el enemigo, a la vez que sensible hasta la médula en su prosa y su accionar militante, haciendo carne esa invitación del Che de endurecerse sin perder la ternura jamás; defensora del protagonismo de las masas sobre las vanguardias iluminadas; artífice invisible (y en no pocas ocasiones invisibilizada) de una época donde la potencia e intrasigencia militante -que nunca equivalía a sectarismo-  construía el sueño revolucionario.

Crítica sobre todo de ese peronismo burgués, conciliador, burocrático e integrado, constructora incansable del peronismo revolucionario, sumamente atenta al diálogo y confluencia con las mejores tradiciones del marxismo argentino y latinoamericano, Alicia Eguren es también, sin autoproclamarse, una feminista de acción.

Hacia fines de los 60 y principios de los 70, la apuesta por la articulación es un eje estructural de la praxis política de esta militante revolucionaria. A la vez, un rasgo distintivo del movimiento feminista es esa forma de construcción política radical, donde prima lo colectivo y la posibilidad de tejer redes desde la irrupción y participación popular de las y los de abajo, a contramano de caudillismos y roscas de cúpulas.

Este Dossier es una invitación, un convite y al mismo tiempo un homenaje, con la convicción de que recuperarla es también interpelarnos en nuestras prácticas cotidianas por la construcción de un mundo nuevo. Alicia sólo conoció una forma de hacerlo: lealtad a la revolución como modo de vida.

A 43 años de su desaparición, Alicia Eguren presente. Ahora y siempre.

 

Textos que forman parte del Dossier 

Vigencia y (anti – vigencia) de Alicia Eguren. Una “tipa” inquietante, por Miguel Mazzeo. Es una primera versión inédita del Capítulo 1 del libro Alicia en el país. Apuntes sobre Alicia Eguren, que se encuentra en plena hechura. “Recuperar y valorizar las huellas de Alicia es una forma de revitalizar una genealogía emancipatoria, rebelde, antiimperialista, anticapitalista y antipatriarcal” que ha sido activamente producida como no existente.

Alicia Eguren, el sueño revolucionario, por Claudia Korol. “Bella,seductora, apasionada, Alicia Eguren era profundamente libertaria, y por eso fue condenada por los sacerdotes de las revoluciones que la estigmatizaron como ´libertina´. Ella los desafió viviendo y amando con intensidad, con deseo, devolviendo sentidos a la palabra libertad”

En este 17, por Alicia Eguren. Es un texto poco conocido de Alicia, publicado en Nuevo Hombre en octubre de 1971, semanario del que participó e incluso supo ser directora. En este escrito se traslucen sus múltiples facetas: poeta, cronista, analista política, e irónica payadora. Redactado en plena dictadura, Alicia interpela constantemente al entonces presidente de facto Alejandro Lanusse y enlaza la histórica gesta del  17 de Octubre de 1945 con la rebelión popular del Cordobazo, desde la firme convicción de ver parir en el horizonte un alba roja y de malvones: la madrugada revolucionaria.

Alicia Eguren: una carta para el General, por Juan Manuel Ciucci. Alicia Eguren escribe en la revista Nuevo Hombre de octubre de 1971 una carta en la que detalla no sólo lo que se está viviendo, sino especialmente lo que se puede venir. Un testimonio descarnado y lúcido, entre los anuncios del horror y una apuesta a un mundo que ya no podría ser.

Siete años sin el Che, por Alicia Eguren. Poema Publicado en la Revista “COMPROMISO N° 3”. APUNTES SOBRE EL CHE, POR JOHN WILLIAM COOKE. RECOPILADO POR ALICIA EGUREN. Año 1. Número 3. 1974.

Poema a los cabecitas negras, por Alicia Eguren. Publicado en “El talud descuajado”, Ediciones Sexto Continente, Buenos Aires, 1951

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: