“La Guerra significó cancelar el ´mal ejemplo´ del Paraguay para otros países de América”

El historiador León Pomer analiza los gobiernos paraguayos de Gaspar Francia y los Solano López, y el significado político de la Guerra De la “Triple Infamia”. “Si hay algo que puede reivindicar el pueblo paraguayo es ese gran movimiento popular y tratar de entender el significado de esa dictadura, avocarse a ver a quién favoreció y perjudicó, que son las dos preguntas fundamentales”.

 

Por Revoluciones.net

 

Años atrás, al cumplirse los 150 del inicio de la Guerra Guazú entrevistamos al historiador argentino León Pomer, quizás una de las voces más autorizadas sobre el tema. Reproducimos aquella charla que revela algunas de las encrucijadas por las que aún transita el recuerdo de aquél genocidio perpetrado por los gobiernos oligárquicacos del Brasil, la Argentina y el Uruguay.

 

REV: ¿Por qué hablar de una revolución en Paraguay?

León Pomer: En Paraguay se produce la única revolución auténtica  que ocurre en un país que fue parte del imperio español: en ningún otro  hubo algo semejante. Esa revolución significó la eliminación del régimen colonial y la neutralización del grupo social dominante, estimado en unas cien familias que controlaban Paraguay y generalmente tenían negocios con la burguesía mercantil de Buenos Aires. El Doctor Gaspar Rodríguez de Francia, un abogado formado en Córdoba, produjo la neutralización política de las mismas y reprimió sus intentos de recuperar su poder.

Hablar de revolución es mentar una transformación radical de las estructuras políticas, sociales y culturales. A propósito de estas últimas,  en la década del ’20 del 1800 un naturalista francés que fue a Paraguay a estudiar su flora y su fauna, advirtió  que los campesinos guaraníes sabían leer en un guaraní escrito en el alfabeto castellano, algo inimaginable en los tiempos coloniales. Se debe destacar que no había en Paraguay una clase dominante significativa, que intermediara entre el Estado y el campesinado, presencia sí relevante en  todas las otras ex colonias. Los terratenientes, como los conocimos en Argentina, cuyos sucesores todavía andan por ahí (en la Pampa húmeda), en Paraguay no existieron como clase social de importancia equivalente a la que tuvieron en nuestro país. La mediterraneidad paraguaya impidió que se desarrollaran  grandes plantaciones tropicales. Tampoco hubo minas como en Bolivia, Perú etc. Al no haberse desarrollado  estructuras productivas destinadas a la exportación, no creció una poderosa clase dominante sobre la masa campesina, lo que sin duda  favoreció la revolución promovida por Francia. Este personaje, ampliamente denostado, además de conceder  tierras a las familias guaraníes, reivindicación fundamental, y de alfabetizarlas, creó las “Estancias de la Patria”, a través de la confiscación de tierras improductivas que habían estado en manos de miembros de las  cien familias.  En esas extensiones territoriales se criaban animales (vacas, caballos) que eran entregados a los campesinos  y además se fabricaban las herramientas de trabajo fundamentales para  el  laboreo de la tierra. De nada valía esta sin los instrumentos básicos de trabajo, algo muy bien documentado en el libro de Richard Alan White La primera Revolución Popular en América, Paraguay 1810-1840. La entrega de la tierra a la masa campesina configuró una verdadera revolución, expresada en una política  volcada hacia las necesidades de las masas y autónoma en relación al exterior.

De modo que lo que caracterizó a Paraguay hasta la Guerra de la Triple Alianza fue su autonomía  del poder que se estaba gestando a nivel internacional, y que de hecho tendía a configurar las diferentes regiones del planeta con arreglo a las necesidades del sistema capitalista.  El sistema mundial capitalista estaba creando en todo el planeta las condiciones necesarias para su penetración, que por cierto  se daba a costa de terribles sufrimientos. He mencionado muchas veces algo que ocurrió en un país  que hoy se llama Bangladesh,  y en aquella época,  Bengala. Cuando los ingleses ocuparon Bengala, su población estaba constituida por tejedores  que  fabricaban telas en telares domésticos, utilizadas para confeccionar ropa para los pueblos de la India. A medida que los productos de la maquinofactura de la Revolución Industrial Inglesa comenzaron a penetrar se produce un desastre terrible, al punto que un gobernador inglés de Bengala le dice al ministro de Relaciones Exteriores, en una nota: “En la llanura de Bengala blanquean los huesos de los antiguos tejedores”. En la medida en que se va constituyendo el sistema mundial capitalista, a través de diferentes procedimientos, algunos violentos y otros  a través del arma de la mercancía producida por la maquinofactura, se van imponiendo nuevas y diferentes estructuras económicas y relacionales.

Pero ocurre que Paraguay, un lejano rincón del mundo, por las razones esbozadas antes, la tendencia de la política y de la economía marchaba a contramano de la entonces corriente principal de la historia. Esto permitió que desde Gaspar Rodríguez de Francia hasta 1865 (comienzo de la Guerra de la Triple Alianza),  pudiera instrumentarse una política de autonomía en relación a lo que ocurría en el Plata y otras regiones del antiguo imperio español. Francia practico un cierto aislamiento que consideraba necesario para proteger al país guaraní de vecinos en casi permanente guerra civil, lo que no significa que fuera enemigo de comerciar con el exterior, siempre desde la defensa empecinada de la autonomía. Esto no le fue perdonado a Paraguay. De hecho, la Guerra significó, fundamentalmente, cancelar ese mal  ejemplo para otros países de América Latina. Al mismo tiempo, Francisco Solano López, sucesor de su padre, Carlos Antonio, y este de Francia, fue contemporáneo del proceso de constitución del  Estado Argentino, liderado por una oligarquía mercantil – terrateniente que consideraba  necesario eliminar sus presuntos enemigos potenciales: en primer lugar, el Gobierno Blanco de Uruguay y, en segundo lugar, el sistema político –social  del Paraguay.    El gobierno de Mitre, al ser promotor y partícipe de la Triple Alianza y, posteriormente, el de Sarmiento, de hecho cumplieron una tarea muy grata al sistema mundial que se estaba constituyendo, bajo la dirección de la Gran Bretaña, y de paso eliminaron lo que también para ellos constituía el mal ejemplo mencionado.

Pero volvamos al libro de White, a lo que constituye su médula. Este autor norteamericano trabajó durante  años en los archivos documentales de varios países, probando que en el país guaraní había acontecido la primera y única revolución auténtica de aquella América pos colonial. No cabe duda que la revolución paraguaya no responde en absoluto al modelo francés, y, si se quiere, al soviético. Un caso notable de desafío a los historiadores, y que por cierto no puede ser abordado con categorías idóneas para otras realidades. Es fácil utilizar la palabra “revolución” para denominar cambios políticos, como en el caso de la Revolución de Mayo. Pero la palabra “revolución”, tomado en el sentido que adquirió a partir de la Revolución Francesa, se repitió en Paraguay, pero con características y actores sociales absolutamente diferentes .El Paraguay autónomo será violentamente cancelado de la manera más brutal, por la Triple Alianza de las oligarquías gobernantes en Argentina, Brasil y Uruguay.

REV: ¿Qué continuidades y diferencias hay entre Gaspar de Francia y los gobiernos de los Solano López?

LP: Tanto Carlos Antonio López, como su hijo Francisco Solano López, pretendían que Paraguay comenzara a exportar lo que Inglaterra necesitaba: algodón, que había dejado de fluir del sur de los Estados Unidos con motivo de la guerra civil norteamericana.. Inclusive, se mandó a pedir muestras del algodón que requería la industria textil británica. La idea era  producir esa materia en Paraguay y exportarla.

Francisco Solano quería el comercio  con   Gran Bretaña, y por cierto beneficiar a su país con los avances tecnológicos, lo que no equivalía a aceptar determinaciones que pudieran herir la capacidad autónoma de decisiones. Una política de Solano López fue becar a jóvenes paraguayos para estudiar en  fábricas metalúrgicas inglesas. Cuando en Paraguay se decidió construir un ferrocarril,  financiado y controlado por el Estado, fueron contratados  ingenieros ingleses expertos en la materia. Que caminos hubiera seguido el Paraguay de no haber mediado la guerra de la Triple Alianza sólo puede ser objeto de especulaciones.

REV: ¿Cómo analiza el ataque que sufren desde distintas corrientes históricas y políticas las figuras de Francia y los Solano López?

LP: Se basan sobretodo en la figura del dictador. En  Paraguay no se reproducen las estructuras políticas de organización del Estado como sí ocurre en países europeos, donde emergen como consecuencia de una especificidad histórica que las requería. Francia es nombrado dictador por un congreso representativo del pueblo paraguayo, al que  asisten más de mil personas. Pero la palabra dictador adquiere connotación diferente a la que tiene hoy entre nosotros, y no necesariamente representó en aquellas circunstancias un sistema de opresión a la masa popular. Semánticamente, una palabra muda de significado según el contexto histórico. No es  Francia el   dictador a la manera argentina. En realidad no se le perdona no haber “respetado” los fueros y los intereses de las cien familias de la clase alta o dominante de origen colonial, y haber sido implacable en la represión de estas, cuando tentaron complotar contra el gobierno.Don Gaspar prefirió favorecer al pueblo, lo que no le fue perdonado por una historiografía para la cual la única gente “decente” eran los supuestos linajudos. Quienes lo critican, no  advierten que  la palabra dictador no siempre significó lo que hoy significa: era utilizada en la antigua Grecia para nominar las facultades provisorias concedidas a un gobernante para actuar con plenos poderes durante un determinado lapso, cuando ciertas condiciones históricas exigían concentración del poder y ejecutividad.

Hay que estudiar el carácter específico que tuvo la dictadura francista y quienes fueron sus beneficiarios. Una de las cosas que definen aquel gobierno,  fue nombrar jueces a personas del pueblo, gente que sin  instrucción jurídica juzgaba con arreglo a una suerte de derecho no escrito, o consuetudinario. Algo de eso hacía en La Rioja el  Chacho Peñalosa, hombre de consulta que dictaminaba sobre  rivalidades y disputas y su autoridad era acatada.

A un personaje se lo debe juzgar por su papel histórico, no por su papel personal. De Solano López se ha dicho que fue un individuo vanidoso, pero históricamente él defendió a Paraguay hasta la muerte y no solamente porque tuvo la locura de morir por Paraguay sino porque, además,fue acompañado hasta el último momento por  lo que había quedado del diezmado pueblo paraguayo. Es algo que sus enemigos nunca entendieron. Quien lo entendió en su momento fue Juan Bautista Alberdi, cuando decía que el pueblo guaraní estaba defendiendo su pedazo de tierra, que conquistó gracias a la Revolución de Francia, sostenida por sus sucesores. Es una problemática histórica específica que cuando se la juzga con parámetros que se utilizan para juzgar la historia europea, se fracasa totalmente en el entendimiento.

REV: De esa Revolución del Paraguay, ¿qué queda en el país del presente?

LP: Es difícil decirlo. Tengo la impresión  que hay un movimiento popular en Paraguay:   algo se está gestando, que viene a reivindicar los antecedentes históricos honrosos como pocos en la historia de las antiguas colonias españolas. El problema de Paraguay (y no solamente de allí) es la habilidad de las fuerzas populares para dividirse y fragmentarse y no actuar mancomunadas. Sé que el Frente Guazú fue a las elecciones divido en dos o tres partes: prevalecieron las diferencias, cuya importancia no puedo evaluar. Si hay algo que puede reivindicar el pueblo paraguayo es un pasado glorioso, criminalmente cancelado; un pasado que dejó pendiente una tarea gigantesca. La respuesta está en una historia que está transcurriendo y cuyo desenlace  no conocemos.

Un comentario sobre ““La Guerra significó cancelar el ´mal ejemplo´ del Paraguay para otros países de América”

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: